RC CELTA B: Hugo, Pablo (Álvaro 64'), Ismael, Alejandro, Bruno (Yago 82'), Victorio, Roi, Javier, Roi Tato, Robert (Fernando 89'), Lucas (Pedro Carril 89').

CORUXO FC: Sandro, Lucas, Mario (Adrián Gil 80'), Diego Sanro, Álvaro, Guido, Hugo Gil, Xacobe, Iván (Roberto L. 73'), Moráis (Juan F 39'), Ruben ( Roi 80').

GOLES: 1-0 Robert min.6, 1-1 Iván Mingotes min.30, 2-1 Álvaro min.75, 2-2 Hugo Gil (p) min.89.

ÁRBITROS: Rubén Extremadura Hernández. Asistentes: Juan Carlos González Rodríguez, Pablo González Rodríguez.

En los primeros minutos del partido ambos equipos estaban desplegando un juego apacible, y entretanto, se iban estudiando mutuamente el juego que desarrollaban.

El Coruxo intentaba estar organizado atrás, no obstante el Celta sorprendería al conjunto verde a los seis minutos de juego en una jugada combinativa entre Roi, Lucas y Robert Carril. Después de que Roi en carrera, le ofreciese el balón a Lucas y este llegase a la línea de fondo, poniendo un centro pasado al área en el que ha conseguido conectar con Robert Carril completamente solo de marcaje siendo, él mismo, el encargado de materializar el primer gol del partido con una finalización fuerte y cruzada al que Sandro no ha podido hacer nada.

Al Coruxo le tocaba remar, se fue a por el empate rápidamente teniendo una buena oportunidad de ello en la jugada posterior que evitaba con una parada de mérito el cancerbero celeste.

Sin embargo, el Celta no se conformaba con el resultado puesto que realizarían una réplica de la jugada del primer gol pero, esta vez sin éxito alguno. Tras el gol, el Celta mantenía el balón y cuando el Coruxo era poseedor, el conjunto verdiblanco presionaban arriba con hasta cinco jugadores.

En cambio, a los centrales verdes no les temblaban las piernas y siguieron con la premisa inicial impartida por el entrenador coruxista, mover el balón sin miedo y con rapidez. Si bien es cierto, que el Celta era el equipo con más posesión de balón , sin embargo no eran capaces de progresar con él por la buena cobertura y orden de la zaga coruxista la cual defensivamente no permitía al Celta elaborar jugadas de manera cómoda y ni mucho menos no permitía encontrar espacios libres.

Por lo tanto, el Celta ante esta problemática, decidió con el marcador a favor, bajar un poco el ritmo de juego tocando entre centrales y pararse para levantar la cabeza con el objetivo de encontrar algún movimiento en la zona de arriba con el que apoyarse para intentar crear alguna jugada que sea efectiva y que pudiese poner tierra de por medio en el marcador.

El Coruxo aprovechaba esto para darle una marcha más al ritmo de juego cuando mantenía el balón y presión con la ausencia de él. El conjunto dirigido por Javi, cada vez se sentía más cómodo con el paso del tiempo sobre el terreno de juego, siendo capaz a su vez progresivamente de arrinconar al Celta en su campo.

Por lo que fueron llegando las ocasiones. El Coruxo llamaba a la puerta del gol probando desde la lejanía y con jugadas metiéndose hasta la cocina pero, Hugo Cerqueiro volvía a parar con los pies. Sin embargo, la puerta del gol de tanto llamar, el picaporte se giró y al fin la puerta se abrió con un balón puesto al área desde unos quince metros un poco escorado en la banda izquierda conseguía enlazar con Iván Mingotes, el cual peinaba con la cabeza y ese toquecito hizo que Hugo se quedase como una estatua sobre la línea de la portería y el conjunto de Fragoselo alcanzase así el empate en el encuentro en el minuto treinta.

A partir de ahí, el conjunto verde seguía obcecado en atacar para derribar otra vez la puerta celeste, tal fue así que Morais estuvo a punto de marcar el segundo tras una buena presión, del mismo jugador ya mencionado, en la zona de arriba robándole la cartera al guardameta celeste, en cambio no pudo finalizar la jugada porque estaba de espaldas por lo tanto, tuvo que levantar la cabeza en busca de un jugador verde, allí encontraba a Rubén, el cual ya tenía un hombre con la camiseta de color azul encima, tuvo que encarar y rebasarlo, con Hugo ya posicionado en portería consiguiendo adentrarse hasta la línea de gol protagonizando un mano a mano escorado que terminaría por ser parado una vez más con el pie izquierdo por el cancerbero.

Javier Pereira tuvo que mover ficha antes del tiempo de descanso, realizaría el cambio Moráis por Juan Fernández en el minuto treinta y nueve ocasionado por una sobrecarga muscular. Con todo esto llegaríamos al tiempo de descanso sin moverse el marcador.

En la segunda parte, el Coruxo volvería a desplegar un juego ofensivo sin perder la ilusión de marcar el segundo, en cambio el Celta optaba por esperar el fallo por la buena organización en la defensa del conjunto verde. Al borde del minuto cincuenta y cinco en una de ellas el Celta se fue a la contra llegando a la proximidad de la portería de Sandro, con un buen repliegue defensivo hizo que Robert Carril tuviese que apresurarse en el disparo, finalizando con un buen disparo desde fuera del área ajustando el cuero con su pierna izquierda a la escuadra izquierda provocando que Sandro tuviera que sacar sus alas para realizar una excelente intervención mantener el empate en el encuentro.

En el sesenta y cinco el Coruxo realizaría una contra letal que cogía a la escuadra celeste descolocada totalmente, realizando una movilidad rápida de balón, una cabalgada protagonizada por Mario Alonso que a su vez se deshacía de un jugador celeste con una pared con Iván Mingotes y a su vez este prolonga a Roberto en la otra banda, y ya en el último tercio del campo y finalizaba la jugada otra vez interviniendo el portero celeste.

Lo peor estaba por llegar, dice el dicho que quien perdona la termina pagando. Cuando mejor estaba jugando el Coruxo, el conjunto dirigido por Víctor González, anotaba el segundo gol por parte de Álvaro. Sin duda, un gol que podría dejar muy tocado al Coruxo pero ni mucho menos se resintió. Los jugadores verdes en ningún momento bajaron los brazos y siguieron trabajando y luchando hasta que a un minuto para la conclusión del encuentro, el Coruxo no se podía ir sin premio, y por lo tanto sería quien de realizar otra espectacular contra, con una jugada combinativa nuevamente que terminaba con Roberto Lagoa en el suelo dentro del área celeste y el colegiado Rubén Extremadura dictaminaba la pena máxima favorable al conjunto verdiblanco.

La cual transformaría Hugo Gil con un disparo potente al centro de la portería haciendo el gol del empate 2-2, poniendo de esta manera el punto y final a un partido muy trabajado y despidiendo el 2020 con un buen sabor de boca al conseguir un punto en A Madroa y seguir en la segunda posición en la tabla a tan solo dos puntos del líder, el RC Celta de Vigo.

Galería 9Fotos

CORUXO FC

CORUXO FC

CORUXO FC

CORUXO FC

CORUXO FC


Patrocinios